¿Te cuesta decir «no? Prueba con un «ni de coña».