Cuando faltan razones, no queda más remedio que ser feliz por tus cojones.