Si fuéramos por la calle con la misma sonrisa que ponemos en nuestros selfies, otro gallo nos cantaría.